LA MIRADA INTERIOR: EGO vs ALMA

“19 de mayo del año 2012, algo más de 2500 almas, después de una natación tranquila en las aguas cristalinas de Puerto del Carmen, nos disponíamos a coger nuestras bicicletas y emprender el camino a lo largo de la isla del fuego. Yaiza, Timanfaya, Teguise, Arrieta, Tahiche, Nazaret…forman parte del viaje que durante los 180 km, te recuerdan la belleza y la esencia de la Tierra. Lanzarote es quizás uno de los lugares del planeta en donde los elementos: agua, tierra, aire y fuego se fusionan y te acompañan hacia una mirada interior. Su Ironman, uno de los más duros del mundo. Fue aquí en Lanzarote y concretamente en la Caleta de la Famara, en la costa norte, donde mi ego comenzó a sentirse solo, desvalido, sin una dirección ni un propósito claro. Recuerdo aquel momento, subiendo, con un calor de justicia, dolor intenso de cabeza y con la sensación de querer abandonar. En aquel punto, todavía faltaba para completar el recorrido, poco más de 90 km y una maratón. Además, es a partir de aquí donde empiezan los tramos más altos de ascenso (Las Nieves, Mirador del Haría y Mirador del Río). Fueron momentos de duda y al mismo tiempo de búsqueda interior. ¿Qué estoy haciendo aquí?…me preguntaba. ¿Qué necesidad tengo yo de hacer esto?…tengo un trabajo que me permite vivir bien, tengo una familia que me quiere, tengo salud…¿por qué estoy aquí? Vuelvo a recordar el momento, miro mis brazos y con los pelos erizados, percibo la toma de conciencia de aquel instante. Fue la isla la que me llevó a una parte hasta el momento desconocida para mí, muy profunda y sin embargo, cada vez más clara. Era mi alma la que empezaba a asomarse y esta vez para quedarse. Durante unos minutos permanecí sentado en la cuneta, mientras varios compañeros pasaban cansados con sus bicis ante mi mirada perdida. Varias lágrimas recorrían mi cara mientras empezaba a comprender el sentido de mi viaje. Un viaje que había comenzado hace unos años y que Lanzarote se ofreció a revelarme. Aquel primer momento, en el que mi ego se encontraba con mi alma, para concertar, para acordar y empezar a forjar un camino de descubrimiento personal. Mis sombras empezaban a estar presentes. Era, por tanto, el momento de empezar a cambiar. Unos cuantos minutos después me subí en mi cabra (nombre que le damos a nuestra bicicleta de triatlón), completando el recorrido hasta Puerto del Carmen y terminando la maratón con mi hija en brazos y besando a mis padres (que me habían acompañado en esa ocasión). Sin duda, había sido una de las experiencias más positivas de mi vida en aquel momento. Dura pero necesaria al mismo tiempo. Muchas cosas cambiaron a partir de entonces. Los retos tuvieron otro significado para mí y mis “direcciones” tomaron un sentido más amplio. Doy las gracias a la isla a la que le he prometido volver antes del año 2020. Entonces regresaré al mismo lugar y con otra mirada, pondré en valor tanto aprendizaje recibido, a partir del cual mi ego y mi alma empezaron a convivir en armonía”.

El umbral representa esa zona desconocida e incierta, un territorio nuevo por el que transitar, un camino por descubrir y en el que tenemos que adentrarnos para poner nuestra visión y misión en acción. Se trata de explorar hacia adentro de uno mismo y descubrir las posibles limitaciones del viaje. Es momento de postularse desde una actitud abierta y atenta ya que parte de este recorrido nos aportará pistas valiosas de los recursos necesarios que tendremos que adoptar. Viajamos hacia el lugar donde conectar, más allá de nuestro EGO, con nuestra ALMA.

 

¿HABLAMOS DE MOTIVACIÓN?

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, en una de sus acepciones la define como “conjunto de factores internos o externos que determinan parte de las acciones de una persona” y es que en este umbral en el que nos hemos detenido, la motivación es la clave para transitar del sueño a la realización del mismo. Comenzamos la transición de la idea a la materialización. Es tiempo de cruzar el umbral. Cuando hablamos de la motivación no nos centramos tanto en un grado de motivación, es decir, no ponemos el acento en su intensidad, sino que nos centramos en de dónde parte. En resumen, se trata más del aspecto “cualitativo” que el “cuantitativo” de la motivación. Desde este enfoque comenzamos proponiéndote una reflexión sobre el Ego y sobre el Alma, que ya comentamos en el capítulo anterior y que te permitirá definir el origen profundo de tu motivación.

 

EGO vs ALMA

En la realización de cualquier reto, ya sea una prueba deportiva u otro tipo de “sueño” que nos planteemos en la vida, el primer paso es DECIDIR. Las decisiones nos construyen o nos destruyen, pero, ¿qué entendemos por decisión? Firmeza, seguridad o determinación con que se hace una cosa.


 

 

Adquirir Libro “Sueños de Héroes”

 


 

Pin It on Pinterest

Share This